Fotografia Pro

Casi todas las marcas de cámaras de fotos tienen un segmento destinado a la fotografía profesional. Son aparatos pensados y diseñados para llevar una vida dura, intensa, llena de situaciones complicadas, y que tienen que responder con eficacia a la hora de obtener los resultados que el fotógrafo espera. Su precio es elevado y su aspecto bastante más aparatoso. que los “normales”. Son otro mundo.

Muchos, cuando empezamos a aficionarnos a esto de disparar con una cámara, tenemos una edad en la que todavía podemos elegir una profesión, bien porque no tenemos ninguna o bien porque la que tenemos lo es desde hace poco tiempo y no nos gusta demasiado. Y naturalmente, la fotografía es muy atractiva y tiene unas posibilidades tan inmensas que puede llenar la vida de cualquiera que así lo desee.

Dos mundos: el aficionado y el profesional. Una tentación: que la fotografía sea también el leitmotiv de nuestra vida profesional. Y un consejo: cuidado.

Mi experiencia a lo largo de la vida ha sido que cualquier ejercicio artístico, creativo y atractivo, cuando se profesionaliza cambia radicalmente. No es lo mismo escribir relatos para satisfacer la necesidad de creación literaria que vivir de la literatura. No es lo mismo coger la cámara y fotografiar paisajes, personas u objetos diminutos, que hacer de esto nuestro medio de vida.

Profesionalizar una afición es terminar con ella. Es hacer cosas que no nos gustan, pero que venden. Es dedicar muchos esfuerzos para buscar clientes, para cobrar nuestros trabajos, para comprar equipos caros y para pagar los impuestos. Es fotografiar bodas, bautizos y fiestas, publicidad, conferencias y entrevistas. Es dar cursos a principiantes y jubilados ociosos. Es ser explotado por grandes empresas.

Eso, en si mismo, no es ni bueno ni malo, es como cualquier otro trabajo. Pero poco tiene que ver con la libertad de la fotografía como afición. Muy pocos fotógrafos en el mundo pueden vivir solo de su trabajo creativo. Son los “artistas”. El resto son los artesanos. Y eso dicho con todo mi respeto, cariño y admiración. Pero es otra realidad.

Por eso, para los que podéis plantearos todavía el hacer de esta maravillosa afición vuestra profesión: cuidado. Y suerte.

Buscando el encuadre
Buscando el encuadre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s