Historias de la Telefónica

#5 fotografías (Click en una para ver en grande)
En alguna entrada anterior ya me referí a esta especie a extinguir que son las cabinas de teléfono. A pesar del restiling que les hicieron, con esa especie de aparatos blindados, entre Blade Runner y teléfono de campaña ‘imposiblederomper’, siguen desapareciendo poco a poco.
Recordando esas películas clásicas en las que el secuestrador llama a un teléfono público para pedir el rescate y demostrar que la víctima está viva, me acerqué a uno de estos artilugios: nadie llamó, nadie se acercó, y solo la indiferencia más absoluta fue lo que sucedió. La vida transcurría alrededor de la cabina que parecía no existir.
Vaya decepción … Dejo estas fotos para que, en el futuro, alguien diga al verlas: ¿pero eso que es?.

Historias de la telefónica: Abuelita ...
Historias de la telefónica: Abuelita …
Historias de la telefónica: Se pone a llover
Historias de la telefónica: Se pone a llover
Historias de la telefónica: La estudiante
Historias de la telefónica: La estudiante
Historias de la telefónica: El carrito del super
Historias de la telefónica: El carrito del super
Historias de la telefónica: Diablo
Historias de la telefónica: Diablo

Quiero expresar al final de esta entrada mi absoluta consternación ante los atentados terroristas de Paris. Como todos los atentados, son totalmente incompresibles, totalmente inútiles y horriblemente injustos para con las victimas, que solo expresaron sus ideas o ‘pasaban por allí’ y han encontrado la muerte a manos de unos locos.

Anuncios

4 comentarios en “Historias de la Telefónica

  1. Me gustaba la sensación acogedora que brindaban las viejas cabinas. Eran como islas salvadoras dónde ocasionalmente recalábamos todos los náufragos sociales para paliar nuestra soledad.

    Nada justifica el asesinato.
    Un abrazo

  2. Yo hablaba desde estos teléfonos con mis padres en Holanda, hiciera mucho frio o mucho calor en Granada o no. Siempre desprendían un extraño olor a uso humano. Hablar por teléfono en la calle es ahora más normal que nunca, pero sin estar atado a un lugar preciso. ‘En ese entonces’ (ni siquiera hace mucho) hablabas o escuchabas por teléfono, pero, mientras, observabas con un ojo el entorno y llegabas a conocer a fondo el hábitat de la cabina.

    1. Las cabinas ‘buenas’ eran aquellas cerradas, que te aislaban del exterior y tenían su propio ambiente, como tu dices. Es cierto que mientras hablabas te fijabas en los graffitis, en las guías de teléfono … Éstas de ahora son solo medio-medio cabina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s