Bye, bye, Panero

(4 fotografías. Click en una para ver en grande)
Se murió Panero. El último de los Panero. Leopoldo María Panero. Hace ya unas semanas lo consiguió y se fue de este mundo.
Loco hasta las trancas. Pero loco de tanto saber, de tanto vivir y de tanto intentar que todos los sentimientos cupiesen en su cabeza y en su corazón. Imposible, pero casi lo logra.
Se puso de moda y lo iban a visitar la gente progre, artistas, intelectuales. Incluso se hicieron películas de él y de su familia. Pero él entendía la verdad de la cosas, la realidad del mundo, y eligió vivir en el lugar donde se había encontrado mejor a lo largo de su existencia: en un manicomio (psiquiátrico, perdón). Y allí se quedó hasta su muerte, saliendo cuando le apetecía dar una vuelta o asistir a algún sarao.
Seguramente la Tabacalera notará su pérdida en las cuentas de resultados (el tabaco cuida el alma y ayuda a respirar, decía él).
Quizá alguien más, verdaderamente, lo echará de menos.
Los demás podemos leer de vez en cuando sus poemas (ojo con el sabor amargo) y seguro que no nos dejarán indiferentes, como no te deja indiferente un puñetazo o un abrazo de alguien que está ‘loco’.

No perderse por aquí
No perderse por aquí
Más lejos, más lejos
Más lejos, más lejos
Cuidado con estas espigas
Cuidado con estas espigas
La negrura interior
La negrura interior

Dedicatoria

Más allá de donde
aún se esconde la vida,
queda un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.

L.M. Panero: “Last River Together” 1980

Anuncios

6 comentarios en “Bye, bye, Panero

  1. Muy hermoso
    Lo conocí brevemente hace muchos años, me dió la impresión de su intención era marcharae de un mundo al que no pertenecía

    1. Tropecé con la poesía de Panero en la biblioteca (esos sitios para leer gratis que había antes de los ebooks) a finales del 2013. Aunque conocía algo de su vida no había leído casi nada de él y me impresionó. Es uno de esos casos en los que la vida del escritor va pareja a su obra en interés, y además expuso su vida ante todo el mundo desde su infancia. Aunque suene a tópico, si hubiese nacido en USA sería una figura universal.tipo Bukovski.

  2. Un gran poeta. Un mal mundo. La historia lleva repitiéndose, con éxito de crítica y público, unos cuantos millones de años. Yo tuve la fortuna de escucharlo leer y supe lo que era la poesía alucinada. La poesía, sin más… Gracias por el recuerdo. Un abrazo. Dos.

    1. La maldición de los poetas (artistas): la locura. Cuando la mente traspasa la línea de la ‘normalidad’ la persona se pierde en lugares desconocidos, pero su obra llega donde los demás no pueden llegar.
      Gracias, Félix. Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s