Optimismo

En alguna otra entrada he hecho referencia a esas obras que tanto gustan a políticos y arquitectos y cuya funcionalidad es, en muchas ocasiones, tan escasa.
A los arquitectos entiendo que les guste, y hasta lo justifico, porque igual que a nosotros nos gusta la fotografía como medio de expresión y hacemos fotos, a ellos les gusta poder plasmar su concepto de la sociedad y del urbanismo en obras reales y concretas. Y eso es difícil si no es con financiación pública, ya que los particulares solemos ser más dados a lo sencillo, conocido y barato que a la creación innovadora, arriesgada y cara.
Lo de los políticos es otra cosa. Parece que muchos de ellos solo miran las obras con dos criterios: el coste (cuanto más elevado, mejor) y el impacto que provocarán en quienes las vean (fama y perpetuidad para el político de turno). Y ese conjunto de intereses tiene unos resultados ruinosos que pagamos todos.
Como es fin de semana y quiero ser optimista, al final todo eso tiene algo positivo: los fotógrafos podemos disfrutar un rato con esos juguetes arquitectónicos y sacarles partido en nuestras imágenes. Aunque sea a precio de oro.
(Click en las fotos para ver en grande)

El vigilante
El vigilante
Que hay detrás de esa puerta ?
Que hay detrás de esa puerta ?
Comprensión
Comprensión
Luces y sombras
Luces y sombras
Tradición y modernidad
Tradición y modernidad
Que poca cosa somos !
Que poca cosa somos !
Anuncios

6 comentarios en “Optimismo

  1. Coincido plenamente en tu reflexión y, como se que eres amante de la poesís, me he tomado la licencia de adjuntar este poema de Bertolt Brecht cuya lectura siempre es saludable:

    Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó?
    En los libros figuran los nombres de los reyes.
    ¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra?
    Y Babilonia, destruida tantas veces,
    ¿quién la volvió a construir otras tantas?
    ¿En qué casas de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron?
    La noche en que fue terminada la Muralla china,
    ¿adónde fueron los albañiles?
    Roma la Grande está llena de arcos de triunfo.
    ¿Quién los erigió? ¿Sobre quiénes triunfaron los Césares?
    Bizancio, tan cantada,
    ¿tenía sólo palacios para sus habitantes?
    Hasta en la fabulosa Atlántida, la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban pidiendo ayuda a sus esclavos.
    El joven Alejandro conquistó la India.
    ¿El sólo?
    César venció a los galos.
    ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?
    Felipe II lloró al hundirse su flota.
    ¿No lloró nadie más?
    Federico II ganó la Guerra de los Siete Años.
    ¿Quién la ganó, además?
    Una victoria en cada página.
    ¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria?
    Un gran hombre cada diez años.
    ¿Quién paga sus gastos?
    Una pregunta para cada historia.

    Bertolt Brecht – Preguntas de un obrero ante un libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s