El Rastro: todo se vende

Imperio de Triana cantaba este pasodoble de Guijarro y Monreal a finales de la década de los cincuenta:  No hay en el mundo dinero / para comprar los quereres / que el cariño verdadero / que el cariño verdadero / ni se compra ni se vende.

Pero ¿que es falso y que es verdadero?, ¿donde esta el original y donde está la copia?. Nos engañarán, no hay duda. Porque en el Rastro todo se vende y siempre hay alguien que lo compra. A veces por muy poco dinero y a veces por una cantidad más importante.

De puesto en puesto aparecen ante nosotros los objetos más increíbles, los más desastrosos, los más deseados por los coleccionistas, y detrás de cada tenderete lo más importante e interesante de este sitio: los vendedores. Alegres y conversadores, convenciendo y embaucando, pero siempre desde el cariño verdadero, que eso no se puede perder.

En algún viejo aparato de radio de los que allí se venden habrá sonado algún día, hace ya muchos años, ese pasodoble, y alguna persona, mientras comía en la cocina lo poco que entonces había, habrá soñado con encontrar ese cariño verdadero.

Pasen y vean, esto es el Rastro.

(Click en las fotos para ver en grande)

Todo se vende (y se compra)
Todo se vende (y se compra)
Todo blanco
Todo blanco
Que nadie vaya descalzo
Que nadie vaya descalzo
Hay que comprobar la mercancía
Hay que comprobar la mercancía
El anticuario
El anticuario
Esperando al cliente
Esperando al cliente
Anuncios

8 comentarios en “El Rastro: todo se vende

  1. Precioso documental, ¿donde es?.El otro domingo estuve en el Rastro de Madrid y está todo tan ordenado ya que no se parece a ese sitio. Me fui a casa pensando en lo que habían cambiado las cosas desde que me llevaba mi padre de canijo.
    🙂
    Y hablando de fotografía, tu procesado en B&N me encanta. Ese aire tan límpio a foto analógica me deja siempre alucinando.

    Un saludo

    HG

    1. Me alegro que te guste el procesado, especialmente viniendo de ti que tan bien trabajas el ByN. Esto es junto a la estación del AVE en Zaragoza. Hay dos zona de Rastro, una organizada y controlada, y la otra que ha ido apareciendo de forma espontánea y que es la más atractiva fotográficamente. Gracias por comentar y buen fin de semana !!

  2. Preciosa introducción para una serie que sirve para recordarnos el valor nostálgico de las cosas antiguas e introducirnos en el alma del caza oportunidades.
    De los rastrillos populares siempre me gustaron esos personajes que pasean silenciosamente entre los puestos y parecen estar imaginando las historias que hay detrás de cada objeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s